Aunque el servicio de transmisión y distribución de energía eléctrica siga siendo parte de las áreas estratégicas y exclusivas del Estado, se permitirá la entrada de inversión pública y privada para la generación y comercialización de la electricidad.